domingo, 5 de junio de 2011

Te Deseo

Te deseo, es cierto.

no sabes cuanto

tanto como la tierra ardiente y mustia

anhela el frescor de la lluvia

Te deseo, lo juró

Con la avidez que un árbol el agua

para nutrir su sangre savia

Te deseo, con locura

como la semilla al rocío

para romper la dureza de su armadura

Te deseo, aunque no lo quiera

porque cada vez que evocó

la aspereza de tus manos

la suavidad de tu boca

el aroma de tu piel

El perfecto ajuste entre

tu dureza y mi suavidad

Mi corazón hace memoria

De lo que a ratos mi mente olvida

Que para mí, eres agua y sangre y savia y lluvia

Y que yo te Deseo

Malena Cid

© Todos los derechos reservados.