sábado, 7 de enero de 2012

Doce…


Doce…
Doce locuras escondidas,
entre tu cama y la alfombra,
doce docenas de incertidubres,
hechas de besos cálidos,
o de frías despedidas,
doce maneras de sentir,
tu amor y saber tu olvido.
Doce formas de alcanzar el cielo,
o quedarme en el infierno,
sin tenerte.
Doce días, con sus noches,
como son doce las campanadas,
que anuncian la hora más oscura
o el tiempo de dar las gracias.
Doce como las rosas que se ofrendan,
a la novia que nunca seré,
como los meses del año.
O tres veces las cuatro fases de la luna.
Doce como las uvas del los buenos deseos,
que se resumen en uno solo: tu
boca a boca
beso a beso,
respirando el mismo aire,
tu en mí, yo en ti.
Un amor que vale por doce,
por cien,
por mil,
por cada respiración,
cada latido,
cada mirada
cada caricia,
cada día de éste año
en el que sólo espero tenerte a ti
sabiendo que puedo perderte,
a ratos.
Malena Cid
2012©Todos los derechos reservados.