jueves, 28 de abril de 2011

Carta a Caperucita

Mí querida Caperucita:

Antes que nada te escribo esta para recordarte que te quiero, ya sabes Cape que eres el amor de mi vida, la luz de mis ojos y el aire bajo mis alas... ¿Y como podría ser de otra forma si eres tú la chica más bella del bosque?

Acabo de leer una horrible historia en un tabloide en donde un trió de cerditas (Liza, Luza y Lara) dice que todos tus atributos son falsos.

¡Así como lo escuchas mi cielo!, esas tres puercas andan diciendo que tus cabellos largos y rubios son en realidad extensiones (y que además lo saben de buena fuente porque la dueña Rapunzel´s Salón se los ha confirmado) que tus hermosas lolas fueron hechas a medida por un oscuro cirujano llamado Dr. Jekyll cuando hiciste aquel viaje a Londres el verano pasado.

También leí que tú hermosa capa roja que no es capa sino casa y que el tono rojo se lo da un extraño foco que te ha dado por colocar en la puerta.

En fin amor mío, no sé cuantos desatinos he leído esta mañana mientras bebía mi café de achicoria.

No puedo decir que esas afirmaciones me sorprendan, la envidia siempre despierta críticas y mentiras.

No te preocupes hermosa niña yo sé (me consta y tu recuerdas porque) que tus largos cabellos son solo tuyos al igual que esas hermosas lolas…aunque… en fin supongo que su excesiva firmeza se debe a tu juventud y no a la silicona.

Me preocupa más el asunto de la luz roja pero supongo que debe ser alguna clase de malentendido.

Te digo esto porque imagino que también tú podrás toparte con el mismo tabloide y leer cosas igual de falsas sobre mí.

Por eso antes de que puedas leer que he estado en la Riviera con Blanca (ya sabes esa de apellido Nieves) déjame decirte que esa chica es alérgica al sol y de ninguna manera pudo haber estado en la piscina asoleándose desnuda y menos conmigo. Tampoco era yo quien hizo un escándalo en el bar de un hotel con esa otra chica…no recuerdo bien el nombre pero creo que se llama Aurora o algo así (sin apellidos) Esa información es más que imposible de creer porque esa pobre niña padece narcolepsia…

En fin, tras haber aclarado estas noticias me despido reiterándote mi amor eterno


Feroz y tuyo para siempre: Lobo…