jueves, 14 de abril de 2011

Sangre

Es muy difícil quitarse la sangre de encima

tiene la mala costumbre de pegarse a las uñas

permear telas, pisos y paredes

peor aún, anegar el alma, manchar el espíritu

ensangrentando el tejido de la conciencia

La sangre siempre consigue escabullirse

sin importar que tanto intentes evitar que gotee

aunque te digas que no es para tanto

¿Qué son una muerte o dos?

O tres o cien o mil…

gota a gota se filtrara por las rendijas de tu personalidad

hará charquitos primero, lagunas después,

crecerán y crecerán

hasta convertirse en mares

océanos asentados en las oquedades del alma.

Un universo interno teñido de rojo

Donde lo que fuiste una vez se ahoga

Desaparece

dejando tras de sí, la figura obscena

y vacía de la muerte.

Así que no te pienses que te has salido con la tuya

Porque no hay nada oculto que no se llegue a descubrir

porque la sangre llama a la sangre

De un padre a un hijo

De una hija a su madre

No hay forma de escapar

Recuerda:

Vivir con sangre en las manos

Significa retribuirla con la propia.

Prepárate a pagar.

Malena Cid.

© Todos los derechos reservados.