viernes, 16 de diciembre de 2011

Me queda


Me queda el alma ardiendo,
el cuerpo en llamas,
la piel chinita,
la vida en ascuas…
Y es que me quedas lejos amor,
no tanto como la luna
pero casi igual, de inaccesible.
Me queda un horizonte aun por alcanzar,
 en medio del mar de dunas,
de encuentros y desencuentros,
donde mi amor vaga sediento,
después de dos semanas sin tenerte.
Me quedan:
los pies cansados,
de andar sobre las arenas,
con éste deseo que se quema y no se extingue,
cada vez que nos quedamos con las ganas
de metértenos desnudos a la cama.
Me queda el humor áspero,
De tocarme, donde tus manos no me tocan,
portándome mal
mientras trato de pasarla bien,
y sueño, sueños de ángel
al hacer del pecado, mi virtud,
la manzana ofrecida en tentación,
de encontrar juntos un paraíso,
perdido en las andadas.
Malena Cid
2011©Todos los derechos reservados.