sábado, 10 de agosto de 2013

No es una excusa pero casi...


Algunas veces ocurre que un blog parece haber sido abandonado y como pueden ver (aquellos que de cuando en cuando se dejan caer por aquí) es esté uno de esos casos.  Esto es de alguna manera cierto.
Desde junio y aún antes he escrito muy poco y las razones son variadas. No trató de dar excusas pero ahí les va:
 Primero que nada el tiempo se me ha acortado, trabajo casi todo el día en cosas que si bien me dan para vivir no me dan la vida que me da escribir pero si cubren los gastos.
En segundo he estado ocupada transformando una novela que si bien me parecía buena a un año de distancia ya no me lo parece tanto y es que los propios autores somos muchas veces nuestro critico más feroz.
En tercera, tuve que atender un asunto de salud, que si bien no parce serio me ha consumido tiempo (que ya no tenía)  recursos y atención que merece.
Entre esas tres causas he liada, sin embargo, habiendo pasado ya por una cirugía menor el día de ayer espero tener más tiempo y sobre todo ganas (y es que no hay como asuntos de salud para dejar la mente dispersa)
En fin…
Agosto está casi a la mitad, la ola de cosas está pasando, las esperanzas son grandes y las expectativas también.
A los pocos lectores que pasen por aquí les agradezco su constancia y espero que me sigan leyendo.
Besos desde mi rincón del mundo.
Malena Cid