viernes, 16 de agosto de 2013

Canción de cuna para un corazón herido



Dulce es la espera amor, te he visto entre las sombras y la luz, perfilado cual mariposa herida. He sentido tus manos en las mías, bebido de tu copa, reflejado mis miedos en la clara poza de tus ojos, mi risa ha danzado en tus labios, mis lagrimas lloradas por tus ojos.
No hay vuelta atrás, soy tuya.
Amor de cuento de hadas o historia de penares inconclusos, ocultos en la penumbra entre lo cierto y lo anhelado, que nada revela al mundo. Canción de cuna para un corazón herido, bálsamo que solo la venganza de una muerte pequeña, otorga.
No hay vuelta atrás, soy tuya.
Ángel o demonio, encuentro carnal perpetrado, con  y en el espíritu, lujuria que henchida, invade la pétrea resistencia de mi carne sin tocarme apenas, amante de ocasión que es casi a diario.
Me deshago, desdoblo, crezco y menguo, me elevo, toco el cielo con la boca, descanso mis pechos en las nubes retozando y jugando a montar la tormenta que se anuncia para en un relámpago, caer de vuelta a tu cama, a lo carnal y lo profano, tan terrestre como el barro
No hay vuelta atrás amor, siempre fui tuya.
Malena Cid
2013©Todos los derechos resrvados.