miércoles, 30 de enero de 2013

Átada



Átame,
Toma mis muñecas,
entrelázalas de espalda a mi alma,
enrédalas con un lazo de deseo
y mantén cautivo mi cuerpo.
Encadéname
vulnerable y desnuda a tu cama,
y ofréndame en sacrificio a tu lascivia,
que seré sin duda alguna
víctima concupiscente y voluntaria.
Enciérrame
en la jaula de oro de tus brazos,
en el intimo cofre de tu pecho,
y guárdame dentro
 como guardas tus secretas perversiones.
Retenme,
con palabras de inmoralidad luminosa,
con momentos de placentera disciplina,
con instantes robados a la cordura,
y seré simplemente tuya.
 Malena Cid
2021©Todos los derechos reservados.