martes, 2 de febrero de 2010

Fenix


Compra este libro Aquí

Prologo

Siempre creí que había cosas inevitables: el paso del tiempo, el envejecimiento, la muerte y por supuesto la curiosidad humana. De las tres anteriores siempre fui conciente pero nunca de mi propia naturaleza curiosa.

No hasta que hasta que fue demasiado tarde y mi curiosidad me metió de cabeza en una de las situaciones más extrañas y desconcertantes de mi vida, misma en la que nunca pensé verme envuelta.

Todo ocurrió en una tarde de verano en Schneider Park en Durango Colorado. Como siempre en esa estación hacía mucho calor y alta humedad, tanto que yo sudaba profusamente mientras corría intentando completar los cinco kilómetros diarios que me asegurarían que jamás y esa era la palabra correcta JAMÁS volvería a pesar los setenta y cinco kilos que pesé al termino de mi matrimonio.

No recuerdo bien que fue lo que me llamo la atención: el gruñido satisfecho, el jadeó indiscreto o fue simple suerte lo que me llevó a mirar, tras haber abandonado mi ruta habitual y adentrarme en una senda un tanto apartada del parque en el que corría.

El motivo fue lo de menos el hecho es que nunca olvidare lo que experimenté esa tarde por primera vez:

Manos grandes, fuertes, firmes, brazos musculosos envolviendo una cintura. Un par de labios devorándose con la pasión de quien ya se conoce bien. Un par de cuerpos pegados, frotándose uno contra el otro, jadeos roncos de deseo y placer.

De más esta decir que en un segundo mis bragas se mojaron y mis pezones empujaron contra mi corpiño deportivo irguiéndose anhelantes de esas caricias, sin mucha conciencia de lo que hacía una de mis manos fue directo a mi dolorido coño frotando por encima de mis pantaloncillos de deporte, para tocarme levemente dejándome aun mas acalorada e infinitamente insatisfecha.

Nunca fue mi intención convertirme en Voyeur pero no pude evitarlo y ¿Quién hubiera podido?

Resumen

Carol Vilera es una mujer divorciada de treinta y cinco años esta encarrilando su vida hacia una nueva dirección. Su experiencia con los hombres se limita a su ex. No esta preparada para la cruda masculinidad de Marck Antonelli, ni para el encanto duro de Lucas-Luc – Iverson, ni para aceptar El amor de nuevo en su vida.

Luc Iverson es abiertamente bisexual, su vida giraba en torno al cuartel de bomberos y al hombre que consideraba el amor de su vida, Marck Antonelli, en el momento en que conoció a Carol.

Desde el principio sabe que ella es lo que ambos anhelan secretamente y esta dispuesto a todo por conseguirla.

Marck Antonelli nunca sospechó su conducta bisexualidad hasta el momento en que conoció a Luc; nacido para demostrar su hombría ha luchado duramente consigo mismo para aceptarse tal cual es y en el instante en que a Carol, su mundo gira de nuevo. Lla desea con la misma fuerza que a su amante y no entiende la razón.

¿Podrá este trío conciliar sus diferencias y aceptar que el amor no es siempre convencional?